NEVER. EVER NUNCA...

«Los verdaderos poemas son incendios. La poesía se propaga por todas
partes, iluminando sus consumaciones con estremecimientos de placer o de
agonía.
»Se debe escribir en una lengua que no sea materna. 
»Los cuatro puntos cardinales son tres: el sur y el norte. 
»Un poema es una cosa que será.
»Un poema es una cosa que nunca es, pero que debiera ser.
»Un poema es una cosa que nunca ha sido, que nunca podrá ser. 
»Huye del sublime externo, si no quieres morir aplastado por el viento.
»Si yo no hiciera al menos una locura por año, me volvería loco.» 
Tomo mi paracaídas, y del borde de mi estrella en marcha me lanzo a la
atmósfera del último suspiro.
Ruedo interminablemente sobre las rocas de los sueños, ruedo entre las
nubes de la muerte.
Encuentro a la Virgen sentada en una rosa, y me dice: 
»Mira mis manos: son transparentes  como las bombillas eléctricas. ¿Ves
los filamentos de donde corre la sangre de mi luz intacta?
»Mira mi aureola. Tiene algunas saltaduras, lo que prueba mi ancianidad.
»Soy la Virgen, la Virgen sin mancha de tinta humana, la única que no lo
sea a medias, y soy la capitana de las otras once mil que estaban en verdad
demasiado restauradas.
»Hablo una lengua que llena los corazones según la ley de las nubes
comunicantes.
»Digo siempre adiós, y me quedo.

Frag de Altazor de Vicente Hidobro. (Chile)

No hay comentarios:

Publicar un comentario