"El abuelo "
Esta mujer angélica de ojos septentrionales,
que vive atenta al ritmo de su sangre europea,
ignora que en lo hondo de ese ritmo golpea
un negro el parche duro de roncos atabales.
Bajo la línea escueta de su nariz aguda,
la boca, en fino trazo, traza una raya breve,
y no hay cuervo que manche la solitaria nieve
de su carne, que fulge temblorosa y desnuda.
¡Ah, mi señora! Mírate las venas misteriosas;
boga en el agua viva que allá dentro te fluye,
y ve pasando lirios, nelumbios, lotos, rosas;
que ya verás, inquieta, junto a la fresca orilla
la dulce sombra oscura del abuelo que huye,
el que rizó para siempre tu cabeza amarilla.

"Balada de los dos abuelos"
Sombras que sólo yo veo,
me escoltan mis mis dos abuelos.

Lanza con punta de hueso,
tambor de cuero y madera:
mi abuelo negro.
Gorguera en el cuello ancho,
gris armadura guerrera:
mi abuelo blanco.

Pie desnudo, torso pétreo
los de mi negro;
pupilas de vidrio antártico
las de mi blanco!

NICOLÁS GUILLÉN

La boca del mundo


Los viajes reales

Sólo los amores podían reclinarme sobre su propio
arpegio real de inocencia y de incendio.

Los fuegos de las graciosas tristísimas cuyo rostro se
enciende y se apaga a la entrada de los túneles con
puertas de manzanos.


La boca del mundo

Las cosas tienen un mulato carnero que las araña y las
transforma.

Tienen un santo salido de un pantano que nos ahorca en
los amaneceres de la sed.



De la obra del poeta argentino FRANCISCO MADARIAGA.-
A él, mi admiración, a su hijo Lucio, mi agradecimiento.-

La conciencia tiene un ritmo

La preocupación no genera los mejores resultados, los impide.
La conciencia tiene un ritmo, y una atmosfera. Son más relevantes que el contenido. Nos juntamos x atmosfera compartida.
Es impresionante explicarle el universo a un hijo. Actos básicos del conocimiento humano, la posta de la visión del mundo.

Ale Rozitchner (Filósofo argentino)

ALADA CONVERSA

http://aladaconversa.blogspot.com
De puntillas de pié, regresé a ALADA CONVERSA, donde nunca dejé de estar. (Por fin logré resolver ciertos asuntos de cuentas de acceso.)
Los caminos están para retomarse y avanzar, como los senderos y atajos, no para volver sobre los pasos...Una frase mía intrascendente como casi todo, menos el amor.-

Alicia Benítez Inés.-
El narrador brasileño Joao Guimaraes Rosa afirmó: 
El escritor debe ser un alquimista. Por supuesto, puede explotar en el aire. La alquimia del escritor necesita de la sangre del corazón. Para ser brujo de la palabra y estudiar la alquimia de la sangre del corazón, hay que provenir del Sertón. Llevo el Sertón dentro de mí y el mundo en el que vivo es también el Sertón. Goethe nació en el Sertón, así como Dostoyvski, Balzac; él era un moralista, vivía con el idioma y pensaba en la infinitud. Era un sertanejo. Todo escritor debe resignarse a que lo entiendan mal, equivocada o malévolamente. Quienes interpreten de que me declare partidario de la forma de pensar y sentir del Sertón como un nacionalismo mezquino, serían unos idiotas y probarían que no entendieron mis libros. Como escritor no puedo seguir la receta de Hollywood, según la cual hay que situarse siempre en el límite más bajo del entendimiento.

Extraído del dossiers de Francisco Madariaga, POETA CORRENTINO.

Lunaria sentimental

La luna desviste  las rosas; de historias plebeyas las despoja:
En su vientre arden dos carro de tiro


Cargados de estopa.

Desnuda y ósea,
Se lanza hacia la noche sin fondo
Que abre sus fauces calientes
Para que la blanca hija se eche, coronada de arrorróes
Sables y diente rojos…

Eternos vientos de leyenda le humedecen la frente.


Es la hora del nada más, del ven acá, de las rotas cadenas y los puentes levadizos.

Se cierra una puerta.


Ahora el rotomundo descansará de esta maratón sin premios ni apremios

que dice ser la vida...

espejos

Memorial de Madre Equis

ME ACUERDO, UNA MADRE NOS DECIA:

- CUÁNTO MAS ALTO CAIGAS, VOLARÁS MAS AMPLIO, PLANEARÁS MAS LEVE,

MAS HORIZONTE LEJOS-



Y CONTUABA DICIENDO:

-         NO BUSQUEN LUCES EN UN DESIERTO, NI FAROS, NI CARTAS NÁUTICAS, NI PUERTOS.

EL CANTO DE SIRENAS ES PARA QUIÉN NO QUIERE OIR EL SILENCIO...



Y SI ELIGEN VOLVER, NO INCENDIEN NAVES

NO SE AMARREN A ESTRIBO, SIMPLEMENTE

BÓRRENSE DE LA MEMORIA TODOS LOS CAMINOS DE IDA

PARA QUE EL REGRESO

SEA ÉSO Y NO OTRA HUIDA.

SI ELIGEN PERDERSE, NO NECESITEN LABERINTOS NI MAR EGEO;

Y SI TIENEN QUE ODIAR, OLVIDEN

SI TIENEN QUE OLVIDAR, FESTEJEN.

HAGAN EL AMOR COMO LOS GRANDES FELINOS,

Y COMO AVES DEL PARAÍSO, VUELEN....

ALICIA BENÍTEZ INÉS.

Bastardean el amor

Bastardean el amor
lo zurcen con hilos de harpillera
desgarrando su seda finísima.


Lo engañan sacándolo de paseo por las cornisas
como si el amor fuera una liebre ártica
lo rodean de siberias y triquinas.


Y cuando ya es un punto en la inmensidad
le vuelven la espalda como si el amor no fuera de la familia...


Lo prostituyen con contratos de propiedad
le tiran al blanco en mitad de la sonrisa
en medio del latido luminoso
con que el amor los salva
de los ataques cardíacos.


Y cuándo vuelven a buscarlo
porque ya el hígado les estalla y escupen bilis
y la carótida es un cable que agoniza
pretenden que el amor se vuelva amnésico
que no les huya por derecha y con aviso
que no los mire con sus ojos de ibis escarlata


mas allá de tanto amasijo mercenario se preguntan
si conviene o no conviene acompañarlo
y entre dudas y sospechas
lo abandonan, rengo, en una carretera llovida


Y se van a los juegos de pelota, 
al intercambio de divisas
a los balances y trámites bancarios




Luego pretenden encontrar al amor esperando 
vestido de nodriza
y no en el parque de diversiones, pintado de carmín y agua de rosas,
fragante de rituales amatorios
dedicados a otra especie humana


no bastarda
no de hipócritas mirando a otra parte....


Y el amor...¡Viva él!
sigue bañandonos de tules y magnolias
bajo el sol del mediodía
con las patas aleteando al jubileo.


Qué mas da si el amor limpia tuberías
linfocitos
hornacinas
y cloacas de rencores,
añejidades que no brillan
inmadureces que se caen de podridas


Y sin embargo, hay bastardos que ensucian el amor con artillerías
con engaños de sátiros perversos, como si el amor fuera
esa pieza de sanitario 
que anoche pegaron con masilla,
o el pitucón que oculta el mapa de Hungría
que se dibujó al apagarse de rabia
el pucho en la rodilla.


Devalúan al amor en dos patadas
lo visten con zapatones de payaso
para que haga de bobo en la kermese
que es su vida en desperdicio;
y exigen que los salve
cuando  sienten que la estantería en falsa escuadra
se les viene abajo sin remedio...




Prostitutos del amor, jugaron tanto al devaneo
que ya no hay agenda para borrar la malahierba
de sábado y llovizna
malagradecidos
se gastaron el amor en carambolas
y yiraron a destajo


Aunque en cierto instante sospecharon
que había algo luminoso
devatiéndose entre las costillas.


ALICIA BENÍTEZ INÉS.



Juana Molina- Gladys, el tegumento cutáneo y febo

educando a mi alma

Aprendizaje de hoy

Bajé a la playa con mi labrador negro. El sol encendía aromitos y yo con Shidarta en las manos por azar, ya que es un libro que leí en mi adolescencia y se apareció a mis ojos, desde el fondo del tercer estante de mi bibiloteca. Debo reconocer que actúo por azar y éso me divierte.
En la primera página, donde los libros acostumbran ponerse blancos escribí que 'el arte del ensimismamiento' (expresión que acababa de leer de casualidad en el mencionado libro de Hesse) tiene un punto en común, como todo en el Universo, con el arte de volar con alas propias (ésto lo agregué yo, inspirado anoche del audiolibro Juan Salvador Gaviota).
Tomé un mate horrible y me dije: el punto en común es 'la atención'. Luego de largarme mentalmente con la oratoria de que la atención actual es fragmentada, superficial y casi inútil para el aprendizaje de cualquier saber, miré a Astor, mi labrador negro, nadando en aguas abiertas, y lo comprendí todo:
Yo aqui en la costa de tanta agua, pensando en lo que fuera y él, sabio y majestuoso en sí mismo, no sentia mas impulso que ser él mismo, nadar nadando, correr corriendo, dormir durmiendo, mirá qué fácil es.
Ensimismado en su propio ser de Astor, sin importarle ser un delfín nadador una veloz Ferrari o una marmota  dormilona,   me dió un poco de envidia humana...

El otoño de Josécarlos

El otoño recorre las islas



A veces tu ausencia forma parte de mi mirada,
mis manos contienen la lejanía de las tuyas
y el otoño es la única postura que mi frente puede tomar para pensar en ti.
A veces te descubro en el rostro que no tuviste y en la aparición que no merecías,
a veces es una calle al anochecer donde no habremos ya de volver a citarnos,
mientras el tiempo transcurre entre un movimiento de mi corazón y un movimiento de la noche.
A veces tu ausencia aparece lentamente en mi sonrisa igual que una mancha de aceite en el agua,
y es la hora de encender ciertas luces
y caminar por la casa evitando el estallido de ciertos rincones.
En tus ojos hay barcas amarradas, pero yo ya no habré de soltarlas,
en tu pecho hubo tardes que al final del verano
todavía miré encenderse.
Y éstas son aún mis reuniones contigo,
el deshielo que en la noche
deshace tu máscara y la pierde.
JOSÉ CARLOS BECERRA (MÉXICO)

Audiolibros del alba

http://albalearning.com/audiolibros/#B  

Estrategia para vivir un día



LIMBO 1.                                               6.55

Es temprano
La mañana, ese manjar de oro, saca una pierna de mimbre
Del terreno baldío de la noche.

Sedastral se aproxima, toda cristal de agua
Y extiende su mano líquida
Brillante de plumas, volanta de hojas, raíces verdes
Subterráneas hormigas,
Lúmenes de moscas prehistóricas
Inclinadas en su rueca al borde del cosmos.

Mitologia de lo sencillo que estalla en mil ojos:
La perra del vecino se suelta sin tirones
Liberada por los ladridos de sus hermano lobos
Y se revuelca en el ombligo de las retamas
Toda de pelos y rugidos armoniosos…

La mañana es simple como un binomio:
rumor de gotas, limaduras de oro,
bronquios de tulipanes, antiguo ozono
Amanece fresco diluviándonos los ojos.

El día empieza con suspiros de búfalo recostado sobre el cosmos.

Pensativo…
Sin mas misión que vivir
Ahora que la luz germina en su pecho de monstruo.

Hace dos horas, habia irrumpido loco
Estampida y babas desde la fuente oscura de la noche.

Y entró al ruedo solar retumbando astas de rocio y plomo,

Tiró la puerta abajo y ahora, manso,
Sin mas ganas que vivir a su modo,
resulta ser de greda viva como nosotros.


Alicia Benítez Inés

Joyas Japonesas

Jacinta, joven jirafa de Jaipur, se jabona el jopo en el jagüel.
- Ja ja ja, joyas japonesas mis jubones. Los jueves el jilguero me jinetea hasta la jarana, justifico la jauja; se jacta con José el jirafo en jefe.
         José se jarta. ¡Jolines! Por jubilosa y jugosa la jalan a Jimena en una jaula.
- Juro por mis jamones, por la joroba del jeque juro que no jugaré más; jerarquiza Jacinta, jadeante. Seré juiciosa, jamás jalaré la jabalina,
         El juez la juzga con jitanjáforas jónicas. Jimena jalona sus jeremíadas con jaculatorias jíbaras. Pura joda. No la ajustician, la juzgan jovial y la juntan con Júpiter.
Moraleja:
La alegría es tu mejor defensa.

LUISA VALENZUELA (Arg.)

ISABEL ALLENDE Y MARIANA ARIAS. PARTE II. BLOQUE 2

El tiempo colecciona mariposas...

http://palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=2807&p=Giovanni_Quessep&t=La_alondra_y_los_alacranes&o=Carmen+Feito+Maeso

Poema: "REÍR LLORANDO" Juan de Dios Peza

Menos tu vientre


Menos tu vientre
todo es confuso.
Menos tu vientre
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío turbio.
Menos tu vientre
todo es oculto,
menos tu vientre
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.
Menos tu vientre
todo es oscuro,
menos tu vientre
claro y profundo.

MIGUEL HERNÁNDEZ (Esp.)

las mandrágoras del misterio

http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=2425&p=Marosa%20Di%20Giorgio&t=As%ED%20que%20ese%20era%20el%20jard%EDn%20de%20mandr%E1goras...&o=Marosa%20Di%20Giorgio

Limbo de crepúsculo

LIMBO 5.                      19.25 pm

Anochece.
Los minutos de gloria no han cesado.
De la calle se desprenden seres de otro siglo, briznas de infinito...

Niños de blanco brotan caminando de la arena
Crujientes leños hacen nacer la fogata en nacimiento 
blando corazón de sandía los espera…

Hoguera roja, mano de la greda paridora de savias y semillas eólicas.

Un viento patriarcal va y las enciende.

Agua del lago, hembra fértil,
De todo lo que es en la tierra.
Evolución de nubes en oleajes bajo los pies que no ceden.

Caminando pasa el crepúsculo cargado de nereidas,
gritos de amantes sordos,
Y escolopendras.

ALICIA BENÍTEZ INÉS
NON STOP


Creer que voy a la India a creer que entiendo
lo que creo que hay que creer
creer que entendí lo que hay que creer para saber y
creer que estoy en la India porque creo saber
lo que hay que creer
creer que sigo en la India para profundizar este saber
sin permitirme creer que me ilusiona
ganges alguno
profesor templo vaca millón de muertos
ganges alguno
creer que mi creer estar en la India tiene un sentido cósmico
irrepetible intraducible
creer que mi creer estar en la India será fundamental
para mi creer saber
y el de la India
creer que el seguir en India todo un año resolverá el dilema
de lo que es creerse un ser ansioso de saber
de paso creer que es mi deber elaborar manuscribir trasliterar
reelaborar y difundir
creer que ya es hora de creer que capté todo lo que había que
entender
creer que ya es hora de volver a la añorada patria a divulgar
tanto saber
creer salir de la India llegar a la añorada patria
ver ver no poder creer
no poder creer
no poder ser
creer que vuelvo a la India a ver si entiendo
lo que creo que hay que creer.

Susana Thénon. Bs As, 1935-1991

si durmieras...


si durmieras en Ramos Mejía
amada mía
qué despelote sería


cómo fuera yo a tus plantas
cómo esperara tranvías
cómo por llegar de noche
abordara a mediodía


qué despelote sería

con tu abuela enajenada
con tu hermana y sus manias
con tus primos capitanes
haciéndonos compañía


qué despelote sería

con tu madre en la ventana
con tu madre noche y día
con tu madre que nos tiende
su cama negra de hormigas

qué despelote sería

sin tus huecos en mis huecos
sin tus sombras en las mías
sin dedos con que golpear
el tambor de la agonía

si durmieras en Ramos Mejía
amada mía
qué despelote sería

qué despelote sería

amada

amada mía


SUSANA THÉNON (Bs.As. 1935-1991)

Azucenas letales

Insomnio 

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según  
        las últimas estadísticas).  
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este  
        nicho en el que hace 45 años que me pudro,  
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los 
        perros, o fluir blandamente la luz de la luna.  
Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como  
        un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre  
        caliente de una gran vaca amarilla.  
Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por  
        qué se pudre lentamente mi alma,  
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta 
        ciudad de Madrid,  
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el  
        mundo.  
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?  
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,  
las tristes azucenas letales de tus noches? 

(De «Hijos de la ira») Dámaso Alonso



Los árboles

Se oyó un hondo zumbido de bosques agitados,
volvió la muchedumbre los ojos con pavura
y viéronse los árboles venir arrebatados
en una eucalíptica carrera de locura.




Los árboles frenéticos de todas las ciudades
los que adornaron plazas, calles y jardines
sonando a remolinos de intensas tempestades
vinieron desde el fondo de todos los confines.


Los hombres desgarraron sus nidos y sus frondas
los hombres deshicieron sus ramas en pedazos,
los hombres les hirieron con piedras y con hondas,
los hombres les rompieron los troncos y los brazos.












Y como roto ejército que emigra de la guerra,
venían retemblando los árboles heridos
con las raíces hondas sacadas de la tierra
en medio de un tumulto de ciegos alaridos.




Sus pies como madejas de elásticos alambres
huían impelidos con pasos monstruosos
echando sus tentáculos de trémulas raigambres
como la planta inmensa de un cíclope asombroso.






                                       Pasaban sacudidos lo mismo que banderas
deshechos en jirones al dardo de las balas,
sin pompas del estío, ni verdes primaveras
sin risas y sin luces, sin nidos y sin alas...




Vedlos: temblando avanzan con furia arrolladora
trocados en tragedia sus rústicos placeres
y consternados vuelven la cara indagadora,
a ver si vienen hombres, o niños, o mujeres...


Silvando como fustas sus trémulos ramajes
van como en un desfile de homéricas zancadas
huyendo cual de un mundo terrible de salvajes
con las temblantes hojas de miedo alborotadas.








Buscan las vastas selvas, buscan los bosques altos
el maternal origen que les prestó su aliento
y por las cordilleras irían a grandes saltos
buscando de sus cunas de riscos el asiento.


(...) En épocas remotas de siglos venideros
cuando en las almas entre la luz de otra cultura,
bajad entre los hombres y sed sus compañeros
cuando sus frentes sepan de amor y de hermosura.


Los árboles son torres que el sol viste de lumbres,
guardianes que dominan los grandes horizontes.
son altos obeliscos que dios plantó en las cumbres
son bíblicas pirámides que dios puso en los montes.








SALVADOR RUEDA.
Frag. del poema 'La carrera de árboles'